Como puedes revisar los amortiguadores

Cuando se tiene un coche los amortiguadores son básicos para que la suspensión de tu vehículo pueda funcionar correctamente. La mejor opción para hacer el cambio es visitar el taller mecánico de https://www.aurgi.com/, porque allí encontrarás los mejores precios para el cambio de tus amortiguadores.

Sin embargo, debes aprender a revisar los amortiguadores de tu coche para que puedas saber cuándo cambiarlos. Por este motivo, hoy te he preparado este post, para que conozcas más al respecto y puedas conocer el estado de tus amortiguadores.

Consejos para la revisión de los amortiguadores

Revisar los amortiguadores es algo básico que debes hacer para que puedas conseguir el máximo rendimiento en tu coche. Para saber si están en mal estado debes fijarte en los siguientes puntos clave:

Revisión visual

Es importante revisar de forma visual los amortiguadores de tu vehículo con la finalidad de buscar problemas. Si circulas por zonas donde existe mucha sal en las vías, podría suceder que se produzca una oxidación rápida en los mismos.

Por otra parte, debes asegurarte de que no exista ningún tipo de fuga de aceite, puesto que esto hará que pierdan su funcionalidad. Es vital que revises el sitio donde aparcas tu vehículo con mucha frecuencia para detectar manchas que puedan sugerir cualquier fuga de aceite en el mismo.

Prueba del rebote

Es una de las mejores pruebas para la revisión de los amortiguadores, y puede ser útil cuando vas a comprar un coche de segunda mano. Consiste en ejercer presión sobre la carrocería del coche hasta que descienda la amortiguación y soltar esta presión.

Debes fijarte en el movimiento que hace el coche para volver a su posición original, para saber el estado del sistema de suspensión. Si lo hace en un movimiento estará en buen estado, pero si da varios rebotes tendrás que hacer el cambio de los amortiguadores de forma inmediata.

Revisión de la estabilidad del coche

Este es otro indicador que puede determinar si tus amortiguadores se encuentran en buen estado, y consiste en ver tu coche a una distancia prudencial. Para tener un resultado adecuado, el coche debe estar aparcado en un sitio que sea completamente plano para evitar inconvenientes.

Observa cuidadosamente la línea que se forma entre el pavimento y las defensas del coche, la cual debe ser completamente paralela. Si se produce una inclinación hacia algún lado, esto indicará que los amortiguadores están en mal estado y tendrás que hacer el cambio de inmediato.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies